19 ago. 2010

"Mar adentro, mar adentro. Y en la ingravidez del fondo, donde se cumplen los sueños se unen tantas voluntades para cumplir un deseo. Un beso enciende la vida con un relámpago y un trueno. Y en una metamorfosis mi cuerpo no es ya mi cuerpo. Es como penetrar al centro del universo. El abrazo más pueril y el más puro de los besos, hasta vernos reducidos en un único deseo. Tu mirada y mi mirada como un eco repitiendo sin palabras: más adentro, más adentro. Hasta el más allá del todo por la sangre y por los huesos. Pero me despierto siempre, y siempre quiero estar muerto. Para seguir con mi boca enredada en tus cabellos."
Mar Adentro


14 ago. 2010

Esta noche tocaba embriagarse. Tocaba dejarse arrastrar por el aroma dulce del vino, mientras este acariciaba mis cuerdas vocales. Tocaba hacerse trizas la ropa, quemar las suelas de los zapatos. Tocaba venderse un poco, dejarse llevar, extasiarse. Tocaba que el cuerpo se desentendiera del alma y que esta, caprichosa, se fuera a bailar entre los eflubios del tiempo, que tiende a jugar malas pasadas y a confundir al receptor con un mensaje cifrado. Hoy tocaba olvidarse, abstenerse. Hoy tocaba que mandara la piel, no la mente, porque el alma es ligera como el viento, mientras que la piel muerta pesa 14 toneladas.
Pero otra vez las cosas no son como una quiere. Todo se limita al "yo me lo guiso, yo me lo como". Como siempre. Mañana la razón llamará a mi puerta y los ladridos de los perros me recordarán lo que he hecho y dejado de hacer mal. Aun así, las aguas seguirán su rumbo y nadie vendrá a salvarme de mi misma y del resto. Porque no, amigos, es el resto el que nos hace más daño, porque mentirnos a nosotros mismos no nos duele tanto como mentir a los demás. Aunque pese.
Así que, recontando, ¿qué más nos queda? Sufrir en silencio una apariencia opuesta. Porque los demás no van a creer más de lo que les muestran sus ojos y para buenos actores -como yo- el ser y el parecer no son para nada lo mismo. Y es que hay una que se rie por fuera mientras que la de dentro sangra. Así, las palabras se arremolinan en mi cabeza y no me atrevo a dejarlas salir porque, si lo hago, las cosas no van a ser igual y no me arriesgo, tristemente, a encontrar algo peor y más miserable en mi camino.
En fin, que se equivocan. El "mejor sola que mal acompañada" no es cierto. Y todo el que lea estas palabras es consciente de ello. Solo nos queda atrevernos, tanto a vosotros como a mi, a ser sinceros.
La libertad me pesa tanto como me falta.
No, esperad, solo me falta.
Ahí queda eso.

13 ago. 2010

Mensaje cifrado.

-Cariño, creo que tenemos que romper.

-¿Pero... qué estás diciendo, Anne? ¿Por qué?

-Porque puedo soportar muchas cosas. Puedo aguantar que vengas apestando a su perfume. Puedo soportar que te mire con esos ojitos de cordera degollada cada vez que os encontráis en el trabajo. Puedo soportar sus pintas de secretaria de película porno, esa forma de hablar tan vulgar que tiene y esa cara de "me estoy follando a tu novio" que pone cuando nos vemos por ahí. Lo que no aguanto, querido, es que me vengas a casa con la polla manchada de pintalabios. Y no un pintalabios normal, no, si no ese color tan horrible. Solo de pensar que mis gustos coinciden con los de una mujer que lleva ese color en la boca me dan arcadas. Y las arcadas tienen muy poca clase, cielo.

7 ago. 2010

Y bailas...

Llevas los siete pecados atados a la cintura y yo, chiquilla, no puedo dejar de mirarte, mientras te contoneas cual sirena caminando de un lado a otro en el bar ¡Pobre de mi, mezclando las ganas de tenerte con vodka aderezado con miedo e imaginando el sabor de tus tatuajes sobre tu piel morena!Y tú bailas y yo me vuelvo loco, chiquilla, loco por saber tu nombre y por meterme en tu cama, loco por cada uno de tus parpadeos y por el aire que sale de tus pulmones. Y tus ojos de avellana, chiquilla, que me descuartizan el alma. Me robas las ganas, me robas los días y las noches, que dedicaría una y mil veces mi tiempo a comerte entera.
Y bailas, chiquilla, y sigues bailando, y las notas de tus silencios me despiertan más que cualquier melodía. Cambiaría de planeta por ti, chiquilla, te regalaría mil lunas. Y es que son, chiquilla, tus medias de rejilla las que encarcelan mi alma y tus zapatillas de lona las que te llevan lejos de mis pensamientos. Es tu camiseta de tirantes la que imagino durmiendo en el suelo de mi habitación. La tuya, chiquilla, la tuya.
Matahari de barrio y cenicienta de sueldo, estás más muerta que viva, chiquilla.
Y lo sabes.
Y por eso no te paras. Y por eso es porque bailas. Porque tu corazón ya no late, chiquilla, y tienes miedo de que tu sangre se detenga y no te permita volver a soñar.
Chiquilla de inocencia robada, princesa de cada madrugada, mientras bailas espero que no te acabes convirtiendo en la sombra de todo cuanto te has atrevido a ser. Formas de niña y maneras de mujer.
Baila, chiquilla, bailame...

6 ago. 2010

; )

Podría escribir los versos más tristes esta noche...

pero es que no te los mereces.




Y es que ya ha llegado la hora de empezar a querernos más a nosotros mismos.
¿No os parece?
;   )

Nubes


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com