23 ene. 2010

De lo relativo de ser princesa.




Las princesas no van por ahí llorando porque se les haya perdido un pendiente, ¡joder, estaríamos buenos entonces! Tampoco se pasan horas cepillandose el pelo ni pintandose las uñas ni buscando zapatitos de tacón ni faldas de tul; les vale con vaqueros y zapatillas machacadas. Tampoco se van a quedar sin dormir porque haya un guisante bajo el colchón, ni van a esperar a que un puto príncipe que solo quiere un lugar calntito donde meter la polla vaya a darles los buenos días. Que no son tontas. Todo lo contrario: para ser princesa hay que ser inteligente, porque ser guapa no es imprescindible pero ¿una princesa tonta? ¿Dónde se ha visto eso?
Para ser princesa hay que tener ganas y los huevos bien puestos. Hay que saber que mundo solo hay uno y que no necesitan más, que de nada les vale la imaginación si no son capaces de enfrentarse al día a día. Las princesas no sueñan con volar, hostia, dejemonos de tonterías. A ellas les gusta saber donde pisan para no tropezarse. Pesan más de cuarenta quilos y se comen el mundo porque lo que no te mata, te da vida. Vida. Vida. Vida. Las princesas aman la vida. Aman los días y las noches, el agua y la tierra. Aman las cosas que les rodean. Que no a las personas, aclaremos eso, que de imbéciles está el mundo lleno y ellas no son de las que pierden el tiempo en ese tipo de bobadas, como llorar porque alguien no las quiere. 
Ellas marcan el ritmo que quieren seguir y siguen el compás de sus latidos. Las ranas muy bonitas, pero mejor dejarlas en sus charcas y los castillos mejor de noventa metros, con luz y con agua corriente, que luego es muy complicado limpiar y, con esta crisis, nadie va a contratar servicio...
Se dedican a ser profesoras, médicos, escritoras, infirmáticas, músicos, enfermeras, historiadoras, guías turísticas... A lo que les salen de los cojones, vamos. Porque se lo curran y se esfuerzan por lo que de verdad quieren, que es ser ellas mismas y no encasillarse en tópicos que se inventó un paranoide desquiciado. 
Y en el amor... Pues bueno, que llegue cuando llegue. Las princesas no lo buscan, lo encuentran. Y entonces les dura para toda la vida. O no. Si quieren son un poco putas o un poco perras.

O un poco malas y un poco buenas.

Y es que, ¿quién decidió como tenía que ser una princesa?

13 comentarios:

  1. dioooos que razon que tienes!!
    Que topicazo es el de las princesas del guisante, princesas somos todas!
    Me ha encantado!
    Un besoo ^^

    ResponderEliminar
  2. Pooooooooor favor que verdades como templos!
    buenisima entrada en serio, me encanta
    claramente yo tambien te sigo :D
    Muaaaaaaaak (:

    ResponderEliminar
  3. Amén !!!! Vos si que tenes razón y podes definir que princesa queres ser.

    ResponderEliminar
  4. yo no quiero ser princesa...

    me encanta la bso de tu blog:)

    ResponderEliminar
  5. la entrada de la verdad!! :D

    Me ha gustado muchisimo, dices verdad tras verdad ;)

    ResponderEliminar
  6. pero qué bonita!
    oh venga, ya sabes que tú eres mi princesa desconocida favorita a la que contarle cositas

    ResponderEliminar
  7. wow! descubri hoy este pekeñito blog y me encantó nena jajajja

    Te sigo ;)

    1 saludo!

    ResponderEliminar
  8. Princesas son todas! no hay estándares para decidir quienes son princesas y quienes no!
    Todas son mujeres, por lo mismo todas luchan por sobrevivir!

    Salu2

    ResponderEliminar
  9. Las princesas son mujeres, ni más ni menos.




    (un miau
    y un pollito
    amarillo)

    ResponderEliminar
  10. Fantástico compañera, toda la entrada es un homenaje a la Libertad, es un alegato por una filosofía de vida valiente y entregada a los placeres que nos ofrece el Universo. Me gusta, las princesas entre otras muchas cosas de este mundo son mi perdición... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Para ser princesa solo se necesita ser hija de rey o esposa de príncipe. Es su defecto, vale con llevar corona de plástico plateado y marabú rosa. Imprescindible sonrisa sin miedo y mirar bajo el colchón en busca del guisante. En casa tenemos una (princesa)o al menos eso dice ella sin sospechar tan siquiera que desde su nacimiento es reina. :). Bonitas reflexiones.

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado esta entrada, en serio, muy buena :D

    ResponderEliminar

Grita un poquitín más alto...

Nubes


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com