16 ene. 2010

A quien corresponda



     Me contentaba con amaestrarte 
entre los barrotes de mi cama.

Pero me olvidé 
de que tú eres muy perro 
y yo demasiado gata.




















Tú eras el huracán y yo la alta
torre que desafía su poder:
¡tenías que estrellarte o que abatirme!
¡No podía ser!

Tú eras el océano y yo la enhiesta
roca que firme aguarda su vaivén:
¡tenías que romperte o que arrancarme!
¡No podía ser!

Hermosa tú, yo altivo: acostumbrados
uno a arrollar, el otro a no ceder:
la senda estrecha, inevitable el choque...
¡No podía ser!


Gustavo Adolfo Becquer 

8 comentarios:

  1. Me encanta Becquer junto con Neruda..son mis poretas gfavoritos!

    Gracias por pasarte! besos!

    ResponderEliminar
  2. Vaya, si ambos son tan absolutamente distintos y no estaban dispuestos a ceder... no es para llamarlo amor, o al menos no del desgarrador.

    Bonito poema :)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta!!

    "tú eres muy perro y yo demasiado gata" - me ha encandilado esta frase :)

    Saludos Franceses!!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja
    Muchas gracias...da gusto recibir comentarios asi. (solo tengo 5 comentarios, creo) Tu blog parece muy interesante...

    ResponderEliminar
  5. Que nos gusta un clásico... Becquer no falla para el mal o el bien de amores, según se mire. La inmortalidad duerme entre versos de pluma.

    ResponderEliminar
  6. Enorme mi conciudadano Becquer, que talento madre mía, que forma más hermosa de expresar la incompatibilidad de las almas...

    Me gusta su blog. Un abrazo.

    www.utopiaroja.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. La verdad que cada entrada tuya es perfecta.
    Me encantó!

    ResponderEliminar

Grita un poquitín más alto...

Nubes


MusicPlaylistRingtones
Create a playlist at MixPod.com